Una auténtica joya de Saint Crispin’s

Saint-Crispin-White-Brogues

Cuando nos encontramos con zapatos como éstos, lo único que se puede hacer es quitarse el sombrero. La alta zapatería, sólo al alcance de unos pocos privilegiados, tiene una capacidad única para transformar el cuero y la piel en auténticas obras de arte. Al igual que un lienzo o una escultura, la belleza de sus curvas, la combinación de las texturas y el trato del color nos evocan una serie de emociones difíciles de explicar.  Pero desgraciadamente, en muchos ámbitos y especialmente en nuestro país, la zapatería no se considera un arte en mayúsculas, ¿alguién puede negar que un oficio que es capaz de transformar la piel de un animal en algo tan exquisito no sea arte? ¿no forme parte de la cultura?

Quizás mis palabras no os acaben de convencer. Por eso os dejo con unos zapatos del taller rumano Saint Crispin’s, fabricados con piel de becerro de primera calidad y con algunos detalles peculiares que os invito a descubrir.

Estos zapatos se han manufacturado a mano en Brasov (Rumania), siguiendo los procesos artesanales de fabricación de calzado clásico por un taller que no sirve más de 1200 pares al año, una cifra muy reducida para el sector.

Si después de ver estos zapatos, ¿alguién  puede discutir que la alta zapatería no merece un espacio en los mejores museos?

  Escrito por Cordons Negres   Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • Share on FacebookShare on TumblrTweet about this on TwitterPin on Pinterest