model-114fc-cru-603-chiseled
La especial sensibilidad que tenemos des de Cordons Negres hacia los pequeños fabricantes y artesanos que apuestan por el calzado de alta gama, priorizando el producto y prestando especial atención en todos los procesos y detalles, nos obliga, como mínimo, a compartir su trabajo con todos nuestros lectores. Nuestro objetivo es dar a conocer la encomiable labor de todos aquellos talleres, tanto locales como internacionales, ya sean más modestos o más exclusivos, que siguen apostando por la artesanía y los procesos de calidad.

Hoy, le toca el turno a Saint Crispin’s, firma creada por el diseñador Michael Rollig en el año 1992. Aunque sea un proyecto «joven», en comparación con los grandes nombres del zapato clásico, puede presumir de compartir aparador con ellos en exclusivas tiendas en todo el mundo. Su producción se lleva a cabo en Brasov (Rumania), donde sus 19 artesanos llevan a cabo los pedidos de cada uno de sus clientes. La producción anual no supera los 1200 pares, cifra pequeña para el sector, que nos asegura el alto componente artesanal en su manufactura.

La especialidad de la casa son los oxford, blúchers, mocasines, monkstrap y botines; modelos que toda buen taller de calzado clásico debe dominar. Todos los modelos transmiten tradición y elegancia, cada una de los zapatos que salen del taller de Brasov pueden considerarse auténticas joyas, y como tales no estan al alcance de todos los bolsillos. Los que quieran conocer una selección de algunos de sus modelos, pueden consultar la web de uno de sus distribuidores.

  Escrito por Cordons Negres   Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados