El retailer neoyorquino Ronnie Fieg, alma máter de KITH, sigue ampliando su catálogo de colaboraciones. En esta ocasión se ha unido a la conocida marca de streetstyle japonesa A Bathing Ape, popularmente conocida como BAPE, versionando sus zapatillas estrella, las Bapesta.

Las Bapesta (1993) nacieron como una reinterpretación del diseñador / DJ / productor japonés Nigo de las Nike Air Force 1 Low, llegando a versionarlas con todo tipo de acabados y colores. En la escena del streetstyle de principios de los 90, se conviertieron en objeto de culto por la incipiente comunidad sneaker que empezaba a consolidarse. Pasados los años, Nigo se ha convertido en uno de los actores principales del streetstyle contemporáneo y con él, las Bapesta se han convertido en todo un símbolo de la escena sneaker internacional, por muy inexplicable que parezca al tratarse de una “imitación”(o si se quiere, un “homenaje”) de unas Nike AF1… Incongruencias del llamado sector sneaker.

Sin entrar a  valorar si merecen su posición destacada como icono sneaker, las dos versiones que destacamos hoy son un producto muy bien resuelto, especialmente por las calidades de las pieles utilizadas en ambas zapatillas, así como por sus acabados con materiales nobles. No encontraremos ningún material sintético que entre en contacto con nuestro pie. La suela tipo casco de goma blanca cosida en todo su contorno -refuerzo que siempre se agradece- cierra el diseño.

En el vídeo que encabeza el post podéis ver buena parte del proceso de confección de estas Bapesta firmadas por Ronnie Fieg, que ¡ojo al dato! se han fabricado en Portugal.

Las zapatillas vienen acompañadas de un packaging diseñado para la ocasión, así como de unas hormas de madera de cedro, complemento indispensable para guardar las zapatillas sin que estas pierdan su forma original.

Las Ronnie Fieg x A Bathing Ape Bapesta han salido a la venda el 17 de septiembre a un precio de 300$, agotándose al instante… ¡¡En Ebay los precios ya rondan los 600$!!

  Escrito por Cordons Negres   Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados