3267arch_imagen

Cuando se nos pregunta por una leyenda del boxeo de la década de los 70, el primer nombre que se nos viene a la cabeza es el de Muhammad Ali. Sin duda su carrera se puede considerar una de las mejores de la historia del boxeo, además sus provocaciones y fanfarronerías dieron grandes momentos a los medios deportivos del momento, en todas las apariciones del boxeador la polémica estaba asegurada. Desde sus inicios en su etapa profesional no perdió un solo combate, no había boxeador que pudiera con él, no fue hasta 1971, en la pelea en el Madison Square contra Joe Frazier, donde conoció el amargo sabor de la derrota.

El apodo de Joe Frazier era “Smokin Joe”, sus entrenadores contaban que no dejaba de entrenar hasta que sus guantes echaran humo (smoke). En 1968 fue reconocido como campeón mundial al ganar a Buster Mathis, combate que fue organizado para designar un nuevo campeón después de que se despojaba a Alí del título al negarse a participar en la Guerra de Vietnam.  Frazier pidió en diversas ocasiones que se levantara el castigo al boxeador, estaba convencido que su título no sería reconocido por el público hasta que no venciera a Ali.

En 1970 se levantó la sanción de Ali, ganó algunos combates dejando claro que sus facultades estaban intactas. Los dos boxeadores estaban en el mejor momento para demostrar quien merecía ser considerado el mejor del mundo.

El combate se celebró en el Madison Square Garden en 1971, los dos boxeadores esperaban esa pelea desde hacia años. La polémica suscitada antes de la pelea, provocada por los desprecios y insultos de Ali hacia su contrincante aseguran un encuentro muy crispado. Ali empezó dominando los tres primeros asaltos, a partir del cuarto Frazier empezó a imponer su gancho de izquierda y a dominar el combate; en el 15º asalto, Frazier golpeó con su gancho de izquierda tumbando a Ali, siendo la tercera vez que su espalda tocaba la lona en toda su carrera profesional, aunque éste se levantó de immediato, la decisión de los jueces era clara. Joe Frazier consiguió la victoria por unanimidad del jurado y derrotó al invicto Muhammad Ali. El combate fue denominado como “el combate del siglo” y sigue siendo recordado como uno de los más espectaculares de toda la historia del boxeo.

Ali-Frazier1

Después de esta resumida crónica, muchos os preguntaréis qué zapatillas acompañaron al campeón en tal señalada fecha, no debemos olvidar que el tema central de Cordons Negres es el calzado.  ;)

Adidas era la firma dominante en el cuadrilátero, las tres franjas de la firma germana estaban presentes en la mayoría de enfrentamientos de la época. Tanto Alí como Frazer llevaban botas Adidas, pero vamos a centrarnos en las de Smokin Joe.

Las Adidas de Joe Frazier estaban confeccionadas en piel de canguro blanca, como ya hemos comentado en otras ocasiones, es la piel con mejores características en cuanto a rendimiento, resistencia y ligereza; una fina capa de Texon cubría la entresuela de cuero, que otorgaba solidez al conjunto. Las tres franjas en verde conjuntaban con el color del pantalón de Frazier. El boxeador entregó las botas que le acompañaron en la histórica fecha al propio Adi Dassler (para los no intruducidos en el mundillo, fundador de Adidas) en una de sus visitas a la fábrica alemana.

Hasta aquí nuestro pequeño homenaje a Smoking Joe y a las zapatillas que lo acompañaron en la noche más importante de su carrera.

Adidas-Joe-Frazier

  Escrito por Cordons Negres   Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados