Juantorena-Montreal-1976

En la década de los 70 Adidas calzaba muchas de las primeras figuras del atletismo del momento. La capacidad de análisis unida a la pasión por el depote de Adi Dassler (por si hay algún despistado, fundador de Adidas) posicionó  la firma deportiva como nº1 a nivel mundial. Debemos recordar que Nike nació en 1972, y aunque ya gozaba de cierto prestigio en Estados Unidos, en ningún caso podía competir con el prestigio de la firma germana.

El deporte de la década de los 70 podría considerarse como la primera piedra a la adaptación de las zapatillas deportivas en el streetstyle de la cultura occidental. Por lo tanto, es necesario reconocer el mérito de todos aquellos atletas que luchaban día tras día para conseguir el éxito en su carrera deportiva. Desde Europa, y especialmente en España, tendemos a idealizar los atletas norteamericanos, no es de extrañar, la constante presión mediática (cine, campañas publicitarias, etc.) que acompaña los éxitos estadounidenses acaba convirtiéndolos en mitos de la historia. Pero no siempre ganan los americanos, el cubano Alberto Juantorena hizo historia en los Juegos Olímpicos de Montreal ’76.

Alberto Juantorena, de 1,92m de altura, es considerado todavía a día de hoy, uno de los atletas más elegantes a la hora de correr, sus largas piernas conquistaron el oro en las pruebas de 400m y 800m lisos en los Juegos Olímpicos de 1976.

Aunque partía como favorito para la prueba de los 400m lisos, nunca se le consideró una opción a tener en cuenta para ganar los 800m. Al más alto nivel, las dos pruebas son incompatibles para los atletas, siendo carreras conceptualmente muy divergentes en cuanto a estrategia y condiciones físicas.

En la final de los 800m, el belga Van Damme y el estadounidense Wolhutter eran los claros favoritos para conseguir el oro, pero el cubano sorprendió a todos al batirlos y conseguir una nueva plusmarca mundial con un tiempo de 1,43,50. Tres días después ganó la final de los 400m con un tiempo de 44,26, convirtiéndose en el único atleta en conseguir el oro en estas dos pruebas en unos Juegos Olímpicos, gesta todavía inalcanzada a día de hoy.

Ésta es la historia de un atleta, en algunas ocasiones olvidado, que consiguió escribir su nombre en letras de oro en la historia del deporte mundial.

juantorena-Montreal-800m

Los colores que distinguían a Juantorena en Montreal eran el blanco, el azul y el rojo -en honor a la bandera cubana. Combinación también presente en las zapatillas que le acompañaron en las dos carreras más importantes de toda su vida, unas Adidas Adistar 2000 hechas a medida.

EL nylon, todavía muy primitivo, era el principal componente de la parte superior, reforzado con piezas de ante y piel sintética. El peso total de la zapatilla era de 159g para una talla 10UK, equivalente a un 44,5EU. Destacamos el uso de la base fabricada con un material que imitaba las características de la piel de tiburón (ligereza, resistencia y adaptabilidad). La firma de Juantorena aparece en la puntera y en la talonera de estas fantásticas zapatillas de atletismo que todavía a día de hoy son las únicas que han cruzado la meta en primera posición en los 400m y 800m lisos de unos JJ.OO.

Adidas-Adistar-2000-juantorena-montreal-1976-5

Adidas-Adistar-2000-juantorena-montreal-1976-2

Adidas-Adistar-2000-juantorena-montreal-1976

  Escrito por Cordons Negres   Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados