John-Lobb-Founder-1829Hoy vamos a contaros la historia de la firma de calzado clásico más prestigiosa del mundo: John Lobb. Sus zapatos están considerados los mejores del mundo, entre sus clientes se encuentran algunos de los personajes más influyentes del mundo.

A día de hoy, la firma dispone de dos ramas muy diferenciadas: John Lobb Ltd. y John Lobb Bootmaker (propiedad de Hermès), las dos han heredado el buen hacer de la casa, y aunque sus objetivos comerciales son muy divergentes, siguen manteniendo, cada una por su lado, el prestigio de una larga trayectoria en la industria del calzado de lujo, nacida de la mano de un joven de Cornway:

John Lobb, nacido en 1829, hijo de una familia campesina de Cornway (Inglaterra) se traslada a Londres y ahí aprende el oficio de zapatero en un conocido taller de la ciudad. Una vez terminado su aprendizaje decide trasladarse a Australia, que a mediados del s.XIX se encontraba en plena fiebre del oro, esta situación fue habilmente aprovechada por Lobb, que dedicó sus conocimientos para fabricar calzado para los mineros y buscadores de oro. Cuentan los expertos, que incluía compartimientos secretos en los tacones, de este modo los mineros podían esconderse parte de las pepitas que encontraban. Años más tarde, en la Exposición Universal de Londres (1862), el zapatero obtiene la medalla de oro y un año después, envía un par de botas al príncipe de Gales, años antes de convertirse en Eduardo VII, que impresionado por las características técnicas y la calidad de éstas, decide incorporar al zapatero a su red de proveedores reales.

En 1866, John vuelve a Londres y  abre su primera tienda en Regent Street. La alta sociedad londinense, animada por los elogios del rey, se convierte en la fiel clientela del todavía joven zapatero, el éxito de su taller londinense traspasa fronteras, y en 1902 ya dispone de su propia tienda en París. El sello de los zapatos a medida John Lobb se convierte en el más reconocido por las clases influyentes europeas durante todo el s.XX.

En 1972, la prestigiosa firma de lujo Hermès compra John Lobb, la cual se divide en dos, dando lugar a las dos subcompañias actuales, que comparten parte del legado de uno de los más grandes zapateros de toda la historia:

John Lobb Ltd.: el taller londinense se mantiene a manos de la familia Lobb, hoy representada por John Hunter Lobb (sentado bajo la luz tenue de una lámpara en la foto adjunta), que mantiene la filosofia de servir sólo zapatos a medida y manufacturados artesanalmente. Los cientos de hormas almacenadas en su sótano, sirven de base para confeccionar exclusivos zapatos a algunas de las personalidades más influyentes del mundo.

John-Hunter-Lobb-nieto-fundador

 John Lobb Bootmaker: gestionada por Hermés y con sede en París, ha ampliado su red de tiendas alrededor del mundo, y aunque mantiene el exclusivo servicio de calzado a medida, sus colecciones pret-à-porter ocupan la mayor parte de su producción, fabricada en sus instalaciones de Northampton desde 1994, hoy una de las fábricas de calzado más apreciadas y envidiadas del mundo.

John-Lobb-Pret-a-porter-2

Esperamos que este pequeño apunte a la historia de John Lobb os ayude a aprofundizar en el sector de la alta zapatería, desgraciadamente desconocida por muchos. Al igual que Ferrari y Maserati son un referente en el imaginario colectivo, las grandes firmas de calzado clásico deberían serlo en el imaginario de todos los amantes del calzado.

  Escrito por Cordons Negres   Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados